Kakeibo: el método japonés para ahorrar.

Publicado por arborfintech en

Kakeibo: el método japonés para ahorrar.

– Ahorrar dinero puede ser difícil, muy difícil… si te identificas con esta afirmación necesitas un kakeibo.

Una gran parte de tu sueldo probablemente se va a tu alquiler, y luego están las cuentas, las deudas, los gastos de viajes, etc. Y, por si no fuera poco, tenemos dentro una voz que va así: “¿para que molestarse en ahorrar? Nunca podrás comprar ese piso de todas formas. Mejor ve por ese capricho que tanto quieres, te lo mereces”.

 ¿Te suena familiar? Entonces necesitas el método kakeibo en tu vida. El método Kakeibo se refiere a un «diario de presupuestos» donde tienes un control escrito de todos tus gastos, presupuestos, motivaciones etc. Es la última tendencia de estilo de vida japonesa que ha hecho a todos hablar, convirtiéndose en todo un fenómeno.

El kakeibo fue inventado en 1904 por Hani Motoko, la primera periodista de Japón, y fue diseñado para ayudar a las mujeres ocupadas a mantenerse al tanto de sus finanzas. Hoy en día existen muchos libros que hablan sobre kakeibo, en español tenemos la versión de Kakebo, de Fumiko Chiba, disponible en Casa Del Libro.

1. Kakeibo cambia tu enfoque de ahorrar a gastar

Si piensas que gastar no es el problema, te gustará esto. En su libro, Chiba explica que necesitamos cambiar nuestra actitud con respecto a hacer un Budget, necesitamos “gastar bien” para “ahorrar bien” y viceversa.

Todos trabajamos muy duro para poder vivir bien y disfrutar de las cosas, y es importante recordar esto a la hora de ahorrar.  En otras palabras, si ahorrar se trata únicamente de lo que no podemos hacer y lo que no podemos tener, se vuelve restrictivo y probablemente renunciemos a ello muy rápido.

«Si ahorrar se convierte en un vehículo para que podamos hacer y tener lo que realmente queremos, se vuelve mucho más fácil mantenernos motivados a hacerlo».


2. Escribe las cosas en tu kakeibo

Tener un kakeibo se trata de llevar todos tus gastos, pero no es suficiente tener tus datos en una hoja de Excel, el papel y el boli son fundamentales para esta práctica.

“Mucho de nuestras vidas está en nuestro móvil y en la pantalla de l ordenador” dice Chiba. Tener acceso a nuestras finanzas allí está bien, sin embargo, mimetiza nuestra forma instantánea de gastar dinero. Tenerlo en papel es una forma de verdad hacer un espacio en nuestro tiempo para mirar nuestros gastos en detalle.

En este sentido, Chiba dice, usar un kakeibo se vuelve un ejercicio de mindfulness. Nuestro mundo es tan instantáneo que todo puede ser comprado y pagado muy rápidamente. Un kakeibo nos ayuda a bajar la velocidad y de verdad considerar lo que compramos con calma, de una forma mesurada.

Así que, al principio del mes, necesitas darte cuenta y escribir cuando dinero tienes en realidad. Mira lo que tienes, de tu salario, alguna actividad freelance, o 100€ que te dio tu mama por tu cumpleaños y súmalo todo.

Después, toma tus gastos: todo lo que tienes que pagar, como tu alquiler y tus cuentas, y quítalo de tu total, fácil.

Esto te dejará una suma que puedes decidir “ahorrar” o “gastar bien”, no te preocupes, esta es sólo una introducción, explicaremos más detalles a continuación.

3. Identifica tus "necesito" y tus "quiero"

Usar un kakeibo es sobre ordenar tus finanzas. Si seguiste el paso anterior, sabes cuánto dinero está llegando, y sabes lo que ha salido – así que, es tiempo de saber en qué estás gastando el resto, y luego de maneras para hacerlo mejor.

El kakeibo funciona dividiendo tus gastos en categorías y siendo muy especifico en ello. Por ejemplo, una categoría puede ser comida a domicilio. Las cosas que listas pueden ser desde una noche de Deliveroo hasta un rápido café para llevar que se te escapó de la mente tan pronto como te lo habías tomado. Debes ser riguroso.

Una vez que sepas donde va tu dinero, puedes separar tus “necesito” de tus “quiero”: Lo que necesitas y lo que no es crucial para sobrevivir. Claro, todos necesitamos comer, eso es una necesidad. 

Pero seamos honestos, esa hamburguesa que pides a tu casa es un capricho. Y claro, la ropa también es una necesidad, pero ¿eso de verdad se traduce a gastar todo tu dinero en las rebajas?

«Viendo tus gastos en categorías, puedes identificar áreas donde podrías reducir el dinero en el que gastas».


4. Reflexiona sobre tu progreso

Un vistazo a tu aplicación de banca móvil (seguida de un sudor frío cuando ves todos tus gastos) no es suficiente. Al final de cada mes, su kakeibo exige que examines tus últimas cuatro semanas de gastos, reconozcas los éxitos y las debilidades y establezcas metas para el mes siguiente.

Tener aplicaciones que nos dicen en qué nos gastamos el dinero es bueno, pero sólo nos enseña que estamos haciendo mal, usando un kakeibo, puedes tener una perspectiva más amplia.

Lo importante más allá de sentirte culpable, es sentirte bien cada vez que ahorras algo de dinero, aunque sea una pequeña cantidad, porque esas pequeñas cantidades se acumulan y con ellas puedes lograr cosas importantes. Eso es lo que creemos en Arbor y por ello te ahorramos dinero de manera automática.

Eso es lo que realmente te motivará y al final hará que logres todo lo que creías imposible.  Así que ya sabes, crea tu kakeibo, empieza a registrar gastos y no te olvides de darte una palmadita en la espalda después de cada mes de gastar bien.

Libro Kakebo, disponible en Casa del Libro:

Categorías: Arbor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *