¿Gastas demasiado comiendo fuera?

Publicado por arborfintech en

¿Gastas demasiado comiendo fuera?

 

Pista: ¿Qué estás buscando realmente cuando comes fuera?

Gastar menos comiendo fuera o pidiendo comida a domicilio es un reto para muchos de nosotros. Compramos desayuno fuera, comida con amigos y llegamos a casa demasiado cansados para cocinar, así que muchas veces caemos en la tentación de un Glovo. Hacer esto de vez en cuando es normal y está bien, pero a lo largo del mes, comer fuera y pedir puede costarte una parte importante de tu presupuesto.

Si tus gastos comiendo fuera están impidiéndote cumplir tus objetivos financieros, contesta esta pregunta con un ojo crítico a tu motivación principal: el restaurante se queda con tus euros, pero ¿tú que sacas realmente de este intercambio? Si no es la comida, tal ves es (no es tan simple como llenar el estómago):

  • Un capricho después de un largo día de trabajo o un largo día en general, el típico “me lo merezco” (un descanso/distracción).

  • Tiempo de calidad con amigos, compañeros de trabajo, novi@ o similares. La cañita que se convierte en las cañitas en el bar (tiempo de socialización).

  • Solución a falta de organización para cocinar. Llegas a casa, tienes hambre y no hay nada en la nevera, entonces te pides algo (menos que hacer: automatización).

En estos ejemplos, como puedes ver, la comida es secundaria, la motivación real por la que pedimos o comemos fuera tiene muy poco que ver con la comida en sí. Existen muchas maneras de llegar a lo que realmente estamos buscando y cuidar de nuestro bolsillo:

Una alternativa amigable para tu cartera ❤️

Ok, sabemos que no te puedes encerrar en tu casa toda la vida y hay veces que vas a salir a comer, pero es importante tener alternativas y ser conscientes de cuándo estamos gastado y cuando es realmente necesario. Para tener un balance y lograr satisfacer esas necesidades con menos dinero, intenta encontrar un substituto amigable:

Tu capricho del día ☕️

Si un café y una tostada por la mañana es lo que necesitas para empezar bien el día, hazte una rutina de despertar un poco antes y prepararte eso que tanto te gusta. 

 

 

Si un pequeño tentempié es la excusa que necesitas para tomar un descanso, entonces compra algo en el supermercado y tenlo listo en tu escritorio. O reemplaza ese descanso con ir a dar un buen paseo. 

Si has tenido un mal día y quieres desconectar: ve tu serie o película favorita, sal a hacer un poco de ejercicio y descarga la energía negativa, o haz algo que te haga muy feliz: incluso si eso significa algo tan simple como una larga ducha. Gastarás menos y te sentirás mucho mejor al final. 

Tiempo de calidad 🍻

Sabemos que comer fuera muchas veces está muy ligado con pasar tiempo de calidad, y en ocasiones no se puede evitar, pero cuando es excesivo, se puede convertir en una carga para nuestro bolsillo. Por ejemplo, en lugar de comer en un restaurante con tus compañeros de trabajo, tal vez podrían comer en la cafetería o en un parque. 

 

 

Si los fines de semana son tu problema, ¿Por qué no hacer una cena en casa? Incluso si no quieres cocinar, muchas veces pedir algo a domicilio sale mucho más barato que una noche fuera en la ciudad. 

Organízate para cocinar 🍋

Si tus estados de cuenta están llenos de menús del día y glovos, entonces tal vez tu organización para cocinar es tu punto débil.

 

 

No necesitas complicarte la vida. Escoge tus recetas favoritas y fáciles de hacer y dedícate el domingo a preparar algo para la semana, ¡ahorrarás mucho más de lo que crees! Y te puedes dar cuenta que eres un gran cocinero.  

Categorías: Arbor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *