El arte de invertir: La importancia de la calma.

Publicado por Franco Masok en

El arte de invertir: Mantener la calma

Mantenerse enfocado en tus objetivos de inversión mientras ignoras las subidas y bajadas del mercado no es algo sencillo. De todas formas, desarrollar una estabilidad emocional puede ayudarte a mantener la calma y dominar el arte de invertir.

Siempre la mejor estrategia de inversión es a largo plazo. Esta es indiferente a las fluctuaciones del día a día en la vida del mercado. Debes pensar la gestión pasiva como la mejor estrategia de inversión e invertir todos los meses ya que a la larga la rentabilidad se regula y no importa si has empezado invirtiendo en una tendencia bajista o alcista.

Poca gente se para a pensar en la influencia que tienen las emociones y reacciones en la rentabilidad que obtendremos. Hay quien dice que la inversión es 10% seleccionar los mejores activos y 90% nuestra psicología.

Mujer y el arte de invertir.

Una buena estrategia siempre es lógica, no emocional, y basada en el valor. Un modelo a seguir en la estabilidad a la hora de invertir es el legendario Warren Buffett, quien ha dicho que el Stock Market es un dispositivo para transferir dinero de las personas impacientes a las personas pacientes.

Los caminos a la inversión pasiva

Desarrollar estabilidad emocional y disciplina conlleva práctica, no es algo que se consiga de un día para otro. Aquí te recomendamos qué puedes hacer para fortalecer estos atributos que necesitarás como inversor.

Deja de lado las emociones cuando se trate de decisiones de inversión. Los sentimientos, tanto buenos como malos, pueden hacer que tomes decisiones apresuradas. El objetivo es no ser engañado por tus propias emociones y poseer la disciplina suficiente para autocontrolarte.

Debes poner a trabajar la zona analítica y racional de tu cerebro, el neocórtex, y dejar descansar tu sistema límbico; el cual es responsable de la motivación, el instinto y la emoción.

En la práctica, esto significa que no entres en pánico si el mercado comienza a caer, y no te quedes atontado si luego comienza a subir. Siempre debes mantener la cabeza baja y apegarte a tu plan, sin importar lo que veas en las noticias.

Televisor apagado.

Evita las noticias

Poner tus finanzas en piloto automático puede ayudarte a dejar las emociones fuera de tus decisiones a la hora de invertir. Si invertimos a largo plazo únicamente deberemos elegir una estrategia de inversión en el momento inicial.

Sin embargo, en todos los años posteriores nuestras emociones nos impulsarán en todo momento a vender cuando la cotización está baja (miedo) y comprar cuando esté cara (codicia). Esto último es lo que debemos ignorar.

Debes intentar dejar de lado las noticias. Con los mercados fluctuando debido a preocupaciones sobre una posible recesión, o con las guerras de cambio es fácil sentirse sobrepasado. No estar todo el tiempo atento a las mismas, va a permitirte tomar decisiones más racionales que te prepararán para el futuro.

Mujer ignorando las emociones.

Vencer el miedo y la codicia

Las dos sensaciones que debes intentar mantener calmadas a la hora de invertir son el miedo y la codicia. El miedo es el sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que deseas. Cuando muchos inversores sienten pánico la Bolsa baja, ya que la desconfianza se traducirá en ventas apresuradas.

Frente al miedo los inversores dejan de ver a los mercados objetivamente, y solo quieren salir para no perder más. En la mayoría de los casos acaban vendiendo barato debido a sus impulsos.

Respecto a la codicia, podemos decir que el exceso de confianza y las ganas de hacerse rico rápidamente hacen que los inversores no conciban el riesgo y tomen decisiones ambiciosas que los superan.

Para no dejarnos arrastrar por nuestras emociones debemos tener una mentalidad largoplacista y no asustarnos por las fluctuaciones diarias de la cotización de nuestras inversiones. Para sintetizar:

1. Intenta ignorar las noticias, disminuye la atención dedicada a las mismas.

2. Piensa en el largo plazo, las fluctuaciones primerizas no afectarán tu rentabilidad si estás dispuesto a mantenerte estable.

3. Mantente alejado de la codicia y el miedo.

Categorías: Arbor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *